Pasta de dientes natural y ecológica, ¿por qué deberías usarla?

pasta de dientes natural y ecológica

La pasta de dientes es el producto cosmético más utilizado. La mayoría de nosotros la utilizamos como mínimo dos veces al día. Entre los componentes de la pasta de dientes convencionales encontramos ingredientes, de uso bastante habitual, que pueden comportar problemas para la salud. Estos ingredientes pueden entrar al corriente sanguíneo a través de las mucosas.

Por otro lado, los restos de estos ingredientes van a parar a ríos y mares, perjudicando nuestro planeta y repercutiendo en toda la cadena trófica. Ambos motivos son más que suficientes para dar a nuestra salud y a la del planeta la importancia que se merecen.

¿Cómo identificar ingredientes a evitar en los dentífricos?

Es obligatorio declarar la lista completa de los ingredientes en las etiquetas bajo el nombre de “Ingredients”. Estos se ordenan según su importancia en la fórmula, es decir, los primeros son los que se encuentran en mayor porcentaje y los últimos están presentes en cantidades más pequeñas. El problema es que muchos fabricantes sólo los indican en la caja, de forma que, mientras usamos el dentífrico ya no lo tenemos a mano.

Es muy importante fijarse en las etiquetas de los cosméticos antes de comprarlos y evitar aquellos ingredientes catalogados como problemáticos. Algunas de estas sustancias son:

– Detergentes

Dentro de esta categoría encontramos, entre otros, el Lauril sulfato de sodio o SLS. Se trata de un producto detergente que actúa como agente espumante y puede llegar a ser excesivamente irritante para la piel y para las mucosas bucales. El SLS ha sido ampliamente sustituido por el Sodium laureth sulfate (SLES) ya que este contiene sustancias menos abrasivas para la piel. El problema del SLES es que en su síntesis se puede producirse 1-4 dioxano que es un posible cancerígeno.

– Triclosán

Potente agente antibacteriano y fungicida. Ingrediente habitual en jabones, espumas de afeitar, desodorantes, dentífricos, colutorios y enjuagues bucales, entre otros. Es un compuesto que lleva mucho tiempo siendo criticado. Hay estudios que demuestran que tiene efectos como disruptor hormonal y puede incluso ayudar al desarrollo de bacterias resistentes. La legislación europea permite usarlo en concentraciones máximas del 0,3% del total del producto en dentífricos, ya que en dichas concentraciones se considera seguro para la salud. La Organización de Consumidores y Usuarios, conocida por sus siglas OCU, es partidaria de restringir su uso debido a los posibles efectos adversos que puede provocar esta sustancia en la salud y en el medio ambiente. Puedes consultar el link de la noticia aquí. 

– Emulsionantes derivados del petróleo

Se utilizan para emulsionar, es decir, unir sustancias oleosas y acuosas, mejorar la penetración de los productos y mejorar su viscosidad. Son utilizados en muchos productos cosméticos, como por ejemplo, en los geles de baño, jabón líquido, toallitas para bebés, protectores solares, champú e incluso en pasta de dientes. Suelen llevar asociados componentes que son reconocidos carcinógenos. Los podemos identificar en la lista de ingredientes como todos aquellos ingredientes que contengan las palabras PEG, PPG, Polyethylene o aquellos ingredientes con la terminación “eth” como el Ceteareth.

– Parabenos

Los parabenos los podemos encontrar en todo tipo de cosméticos. Se utilizan como conservantes ya que tienen propiedades bactericidas. Hace tiempo que se estudia en qué grado son disruptores endocrinos, es decir, alteran el sistema hormonal.

– Colorantes

Existen multitud de tipos de compuestos colorantes y la afectación en la salud de cada uno de ellos es diferente. Algunos pueden provocar alergias y dermatitis. Todos los colorantes se identifican con las siglas C.I. seguidas de un número, incluso aquellos naturales o minerales. Para poder diferenciarlos, los colorantes naturales inician su numeración por 408 o 75, mientras que los minerales lo hacen con 77. También hay que prestar atención a los colorantes minerales por su contenido en metales pesados como el plomo.

– Aromas artificiales

Es el ingrediente más común en los productos cosméticos. Lo podemos encontrar bajo el nombre genérico de “fragance”, “parfum” o “aroma” y pueden referirse a más de 3000 ingredientes. La mayoría de aromas y perfumes utilizados con alergénicos potenciales.

– Flúor

El esmalte de los dientes es la sustancia más dura que tenemos en el cuerpo, sin embargo, se puede erosionar y formar una caries. El flúor es una sustancia que ayuda al esmalte de los dientes a que sean más resistente. Existe la controversia de que un exceso de flúor en el organismo puede causar fluorosis dental, una enfermedad que produce pequeñas ralladuras o manchas blancas en los dientes. Por otro lado, existen estudios médicos que demuestran que el flúor puede afectar a nuestra tiroides.

– Micro-plásticos

Son partículas minúsculas que miden menos de cinco milímetros, fabricadas con diferentes tipos de plásticos como polietileno (PE), polipropileno (PP), tereftalato de polietileno (PET), entre otros. Se utilizan en la elaboración de productos de cuidado personal como los exfoliantes, las cremas hidratantes y las pastas dentales.

Estas microesferas presentan riesgos para la salud ya que tienen una gran capacidad de penetración en la piel. Por otro lado, tienen un impacto medioambiental devastador, al ser tan pequeñas no son filtradas por los sistemas de depuración de aguas de nuestras ciudades y viajan hasta llegar a nuestros ríos y mares, contaminando los océanos. Los animales marinos a menudo las confunden con alimento y las ingieren incorporándose así a la cadena alimentaria.

Actualmente existe un anteproyecto de Ley de Residuos. Si esta ley es aprobada se prohibirán, entre otros, los detergentes o productos de limpieza que contengan microplásticos añadidos intencionadamente.

¿Por qué pasarnos a las pastas de dientes naturales, ecológicas y veganas?

  • No contienen sustancias problemáticas para nuestra salud y para el medio ambiente.
  • Contienen extractos de plantas cuyas propiedades medicinales son conocidas desde la antigüedad. Por ejemplo, el aloe vera, una planta con una gran variedad de principios activos. Es un hidratante muy potente, protege las encías ya que es un importante regenerador celular, refresca y apoya la cicatrización.
  • Usan abrasivos naturales como la arcilla blanca o el carbonato cálcico que limpian y arrastran la placa de los dientes sin dañar el esmalte.
  • No suelen llevar flúor.
  • No han sido testados en animales.

Nuestra pasta de dientes natural, ecológica y vegana es la alternativa sostenible a las pastas de dientes convencionales.

Contiene un 97,73% de ingredientes ecológicos y está certificada por Bio.inspecta bajo la norma BioVidaSana. Mantiene tus dientes suaves, limpios y más blancos a la vez que protege tu salud y la del planeta.

Comprando cosmética ecológica y natural, además de cuidar tu salud y obtener unos resultados excepcionales, estás apoyando prácticas sostenibles para el cuidado de la biodiversidad y del medio ambiente.

Fuente: 3ª Edición guía de cosmética econatural para profesionales.

Escrito por Ítaca Organics.

Ir arriba
¡Suscríbete ahora a nuestra newsletter y llévate un 10% de descuento en la primera compra!

Te informamos que la información que nos facilitas será tratada por Estefanía Alcalde Miguélez, responsable de la web, con el fin de enviarte nuestras publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. Tus datos no se cederán a terceros, salvo obligación legal. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en nuestra política de privacidad.

1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?